Crítica / Atom: The Beginning

Mucho se ha dicho sobre la posible humanidad de los robots, varios son los que lo han abordado, Isaac Asimov y Phillip K. Dick son ejemplos de esto. El anime no es la excepción ya que este tema se puede tomar desde diferentes perspectivas, cada una dando un punto de vista lógico, filosófico o ambos. Ahora le tocó el turno a uno que sirve de precuela y nueva interpretación de un clásico en la animación japonesa: Astroboy (Atom en Japón). Por eso ahora veremos lo que Atom: The Beginning tiene para ofrecer.


Ficha técnica
Nombre: Atom: The Beginning
Director: Tatsuo Satou
Estudio: Production I.G., OLM y Signal. MD
Capítulos: 12
Emisión: 15 de abril a 8 de julio del 2017


¿De qué trata Atom: The Beginning?


Umatarou Tenma y Hiroshi Ochanomizu son dos investigadores y científicos en una universidad donde desarrollan un nuevo tipo de inteligencia artificial llamado Bewusstsein. Para ponerla en práctica fabrican al androide A106 a quien le ponen el nombre de Six. Este pasará por diversas situaciones para demostrar que esta inteligencia artificial lo hace tomar decisiones propias en lugar de programadas por una persona. El detalle es que tanto Tenma como Ochanomizu tienen metas y mentalidades diferentes sobre lo que quieren lograr con su inteligencia artificial, ¿a dónde los llevará esta disputa?

Una historia que pudo dar para más


La trama usará los dos tipos de narrativa, teniendo el problema de la semana al principio para después enfocarse en un objetivo. Esto no es nada malo, los capítulos episódicos son entretenidos y tienen conexión uno con otro así que las consecuencias de uno no serán dejadas de lado. Aunque, irónicamente, se puede señalar que muchos se sienten innecesarios y que quitarlos no afectaría en nada a la historia. Podrían funcionar para desarrollar a los personajes, sin embargo, esto no siempre sucede y varios episodios pueden ser entretenidos, pero no tienen algún tipo de relevancia. Cuando la serie empieza a dejar los problemas semanales es en un momento donde parece que lo alargaron de forma innecesaria para que cada capítulo terminara justo en el cliffhanger, se puede notar fácilmente, sin embargo, al estar tan bien manejado es fácil dejarlo pasar o no quejarse del todo por esta situación. Un punto positivo es que el final si da una conclusión a varias cuestiones que se fueron presentando con el avanzar de la historia, al mismo tiempo no es tan cerrado para darle paso a una posible segunda temporada con toda naturalidad. Es bueno que la narrativa cambie, evita que la trama se estanque completamente, si los capítulos serializados no hubieran sido alargados constantemente este apartado pudo funcionar mejor, no es malo ni bueno, es decente en el mejor de los casos.


Los personajes pueden no tener profundidad ni desarrollo, pero son simpáticos. Los protagonistas, Tenma y Ochanomizu, tienen una química interesante entre ellos a pesar de tener una mentalidad tan diferente. Sus interacciones llegan a ser divertidas y complementarias al ser el ejemplo de que polos opuestos se atraen, esto siendo más notorio cuando discuten. A pesar de no tener nada de profundidad y un ligero desarrollo son amenos por su carisma y las escenas de comedia que tienen en varias ocasiones. El detalle con los personajes es que los secundarios son de relleno, su aportación se reduce a solo provocar la situación de la semana o de soporte en estas. Ran, la hermana menor de Ochanomizu, podría ser alguien interesante si en algún momento sus monólogos se desarrollaran un poco más o llegaran a algo; mientras que Motoko, siendo educados, podríamos decir que es una inútil cuya aportación es mínima. Los únicos que valen la pena son el duo principal, los otros pueden llegar a agradar, no obstante, su desarrollo es prácticamente inexistente, por suerte todos interactúan de tal forma que vuelven al anime divertido de ver solo para descubrir que nueva situación tendrán y como reaccionarán ante ella.

El atractivo principal era ver cuando hablaran sobre la inteligencia artificial que crearon y esto lo logran a medias. En un principio se plantea algo relevante al mencionar que su I.A. no esta basada en variables, sino en dejar al robot decidir. Nunca se menciona que Six tenga las tres leyes de la robotica, así que se intuye que cada decisión que toma para proteger a los humanos sea completamente por que él así lo quiere y no por algún tipo de condicionamiento. Durante todos los capítulos se le pondrán situaciones donde tendrá que demostrar el alcance de su I.A., incluso durante una pelea al no querer enfrentarse directamente con sus oponentes. Lo que le juega en contra es la poca profundidad de este apartado, es cierto que varias veces es mencionado, pero al ser un tema tan extenso y tener dos lados tan opuestos se siente que pudieron extender esta discusión para generar conclusiones más satisfactorias. Ochanomizu busca crear un robot que sea humano, incluso llega ver a Six como uno, por otro lado Tenma intuimos (pues nunca se nos dice concretamente que busca) que desea un luchador con mente humana ya que eso sería una enorme ventaja en una pelea, aunque al mismo tiempo no lo considera más que un robot. Como pueden ver, los dos lados son tan opuestos que las reflexiones sobre este tema podrían llevar a algo sobresaliente, por desgracia, eso no sucede. Hay mucho potencial que se dejó de lado y es bastante problemático porque al no explotarlo solo se vuelve otra serie del montón.


El apartado técnico cumpliendo su función


Encontramos que la animación tiene un estilo interesante tanto en los dibujos como en el diseño. Con los diseños vemos que los únicos que sobresalen son, nuevamente, Tenma y Ochanomizu principalmente por tener diseños un poco más caricaturescos que contrastan con los demás que tienen uno genérico. Es entendible porque ellos son personajes de un anime con estilo caricaturesco, pero no hubiera sido mala idea hacer que los demás tengan más concordancia con ellos. El uso de CGI estará presente solamente durante las peleas, lo positivo es que no es tan negativo como uno pensaría porque solo salen para las peleas. El detalle es que las peleas tampoco son algo del otro mundo, todas consisten en Six esquivando para ganar sin dañar a sus contrincantes. Estos combates intentan desarrollar la idea que se presenta al inicio sobre Six, pero, como se mencionó antes, el tema es tan escueto que vuelve innecesario que sean así. La animación no es el punto fuerte aunque en la mayoría de los casos se mantiene estable, incluso es sorprendente que la mayoría de las escenas de Six no estén en CGI, dándole un par de puntos.

Respecto a la música es lo de siempre, sirve de ambientación y eso está bien. No es la gran cosa, realmente se quedaría en genérica, funcionando bien para ambientar los momentos que nos presentan y para evitar que las escenas se sientan vacías cuando están hablando sobre cosas de robótica. El opening es bueno, no es la gran cosa, pero no dudes que se te puede quedar pegado o gustarte, va de acuerdo con la animación y, aunque te da una distinta idea de lo que tratará el anime, es recomendable escucharlo. En cambio, el ending no es la gran cosa, es tranquilo y encaja con la mayoría de las conclusiones de los capítulos. Todo el soundtrack es promedio, rara vez sobresaldrá o será memorable, sirve para su función y eso es lo importante.


Pudo dar para más


Atom: The Beginning es un anime que no termina de explotar el potencial que presentó en un inicio. Este es más habitual de lo que parece, por lo que no comete un pecado tan grave. Puede resultar aburrido para algunos si no les agradan las personalidad de los protagonistas, sin olvidar que es algo que no a todos gustará pues es más un slice of life y el único tema que le daría una identidad es superficial. No es algo para recomendarle a todos, ni siquiera podría ser del todo recomendable, lo mejor sería ver el primer capítulo y decidir si es algo para ti. Pareciera que la mejor razón para verla es por una posible segunda temporada donde podrían profundizar el tema (algo que no está asegurado) por eso sería buena (quizá por ahora) dejarla pasar, no es mala, sin embargo, tampoco aporta nada para ser considerada buena.

Más Noticias!

Disqus